• Lun. Abr 12th, 2021

mootols

lo mejor de lo mejor

La energía en el deporte

Pormootols

Dic 24, 2020

El sistema glucolítico anaeróbico: envuelve procesos de glucólisis, a través de la cual la glucosa o glucógeno es transformada en ácido pirúvico mediante la vía de las enzimas glucolíticas. Un mol de glucosa produce dos moles de ATP, mientras que un mol de glucógeno produce tres moles de ATP. 

El sistema oxidativo: Los sistemas ATP-CP y el glucolítico anaeróbico son los que contribuyen a la formación de energía durante los primeros minutos en un ejercicio de alta intensidad. 

Posteriormente se ponen en funcionamiento los procesos oxidativos, que obtienen energía a través de la degradación de glucosa o de ácidos grasos en presencia de oxígeno. Vías energéticas anaeróbicas El ATP debe ser sintetizado continuamente, porque no hay un depósito apreciable de esta sustancia en el músculo. En https://tiendafitness.net lo saben bien y nos aconsejan siempre antes de la práctica de nuestro deporte favorito

Esta fuente de energía indica que el ejercicio de baja intensidad realizado al final del entrenamiento tiene un efecto positivo sobre la velocidad de la recuperación en deportistas que han realizado ejercicios de elevada intensidad. 

Metabolismo Muscular

Entre un 60 y 70 % de la energía corporal humana es degradada en forma de calor. El resto es utilizado para realizar trabajos mecánicos y actividades celulares. Nuestra energía es obtenida de principios inmediatos como los carbohidratos, las grasas y las proteínas.

Los carbohidratos y las proteínas proveen cerca de 4 kcal, de energía por gramo, mientras que la grasa proporciona cerca de 9 kcal/g. 

Esta energía derivada de los alimentos es almacenada de diferentes formas en el organismo para facilitar la formación de ATP (trifosfato de adenosina), que es la molécula a partir de la cual podemos utilizar energía para las diversas funciones metabólicas y para la contracción muscular. 

Las vías energéticas. La formación de ATP proporciona a las células una forma de almacenar y producir energía en compuestos o enlaces de alto valor energético. El ATP es una fuente energética necesaria para todas las formas de trabajo biológico como la contracción muscular, la digestión, la transmisión nerviosa, la secreción de las glándulas, construcción de nuevos tejidos, etc.

 El ATP es generado a través de tres sistemas de energía: el ATP-CP, el sistema glucolítico anaeróbico y el sistema oxidativo.